En medio de una crisis que lleva más de un año por el coronavirus, hoteleros y gastronómicos se unieron para pedir al Gobierno que se les permita trabajar.

A través de un comunicado que emitió la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), advirtieron a los funcionarios que los están obligando “a tomar medidas más radicalizadas”.

“Somos esenciales para el mantenimiento de nuestra familia y recuperación del país. Somos, sin dudas, la actividad más vapuleada por la desatención y despreocupación de autoridades, que con total negligencia improvisación y especulaciones constantes olvidan a uno de los motores más importantes de la economía del país”, expresaron.

“La recaudación de nuestra obra social, que atiende y da prestaciones de salud a miles de trabajadores, ha caído estrepitosamente, llevando todo ello a una situación desesperante”, agregaron.

“Solo hay que mirar las ciudades de todo el territorio nacional y las fajas que anuncian el cierre definitivo de comercios, carteles de venta o alquiler que demuestran la grave situación y alejan la ilusión de trabajadores y empresarios de una recuperación que día a día se empeñan en destruir. Nos desatienden y la paciencia está tocando el límite de lo tolerable. Hemos tratado de contribuir con sugerencias para encontrar un método que evite el contagio y cuide a los que trabajan para llevar el sustento y alimento a nuestras familias pero no nos escuchan, prometen y no cumplen“, remarcaron.

“El gobierno realiza promesas que nunca cumple, nos están obligando a tomar medidas más radicalizadas porque las prohibiciones o limitaciones que disponen ya no tienen una mínima razonabilidad, perjudican a los que viven de su trabajo y pueden contribuir a luchar contra la pobreza con una actividad económica necesaria esencial para la recuperación de un desarrollo productivo de una economía casi clausurada”, sostuvieron.

Finalmente, los trabajadores afirmaron que el Gobierno ya les hizo perder demasiado. “Es hora de poner el corazón la mente y la coherencia a la sensibilidad e inteligencia de cada uno de los funcionarios que llevan sobre sus hombros la responsabilidad de gestionar los recursos para paliar las necesidades básicas de nuestro pueblo. Dejen el palabrerío de una vez y pasen a los hechos verdaderos que protegen a los trabajadores. Solo pretendemos seguir existiendo, solo pretendemos trabajar, y con ello obtener nuestro sustento, sin planes. Solo trabajar. Ese es el camino para llegar a nuestra bendita Patria hacia un futuro mejor“, concluyeron.

El sector ya sufrió pérdidas de más de 150.000 puestos de trabajo y por la grave situación económica han cerrado aproximadamente 20.000 establecimientos.

Compartir