En la tarde del sábado, un bebé de diez días fue abandonado adentro de una bolsa de tela. El pequeño fue encontrado por una joven mamá que pasaba por la zona y escuchó el llanto que provenía de abajo de un auto. Junto al niño, había una nota: “Cuídenlo bien, por favor”.

Belén Gutiérrez caminaba por las calles del barrio Olimpo, en Lomas de Zamora, cuando una mujer le dijo que escuchó llorar a un bebé. “Yo iba a la feria, que todos los sábados se hace, y una señora se acerca al lugar y me dice: ‘hay un bebé llorando’, pero tenía miedo de agarrarlo. Entonces me acerqué y lo levanté”, detalló la joven, en diálogo con TN.

Jesús estaba ahí, debajo de un auto, frente a una iglesia y con una bolsa de tela que lo recubría. Estaba bien abrigado, pero su llanto desesperado alertó a las mujeres.
“Lo saqué de la bolsa y le dije a la señora que yo era mamá y lo podía alimentar”, precisó. Apenas lo puso en brazos, su llanto cesó. En ese momento, Belén comenzó a pedir ayuda: “Le decía a la gente que llame a la policía, que era un bebé en serio, que estaba vivo”.
Rápidamente, decenas de personas se amontonaron. En ese momento apareció Antonella, una amiga de Belén, que le permitió entrar a su casa. Ahí, la joven, que es mamá de una nena de un año, amamantó a Jesús y, mientras esperaban a la Policía, entre los feriantes del lugar juntaron ropita y mantas.
Pero el bebé no estaba solo. Cuando lo levantaron, en la misma bolsa en a que lo habían envuelto había una carta. “Se llama Jesús. Su mamá no aguantó el parto y murió. Su padre lo abandonó apenas él venía en camino. Por favor, cuídenlo bien, yo solo soy de la calle y no tengo nada para él. No quiero que él pase hambre como yo ni frío. Nació el 8 de septiembre a las 04:30 am. Cuídenlo bien, por favor”, se lee en el escrito.
Los efectivos rápidamente llegaron al lugar y asistieron al pequeño. Enseguida acudió una ambulancia y fue trasladado al hospital Gandulfo. Sin embargo, allí pudieron constatar que al menos algunos de los datos de la carta no eran reales. De acuerdo a los médicos, Jesús tiene aproximadamente 10 días de vida, no dos, e inclusive ya se le cayó el cordón umbilical.
Belén contó que todavía continúa en shock por lo vivido. “No caigo, no puedo llorar. En ese momento no lo pensé, lo agarré y lo único que se me vino a la cabeza fue darle la teta”, manifestó la joven.
La Policía se encuentra investigando en la zona para dar con la persona que lo abandonó. Hasta el momento, nadie lo reclamó.
El pequeño continúa internado en neonatología y este lunes le llevarán ropa que entre los vecinos juntaron. A quienes quieran hacerle llegar donaciones a Jesús, pueden comunicarse con Antonella: 116693-3539.
Compartir