Este mediodía se vivió un momento de suma tensión en la Casa Rosada luego de un llamado al 911 en el que una persona advirtió que colocaría una bomba en el interior de la sede de Gobierno. En poco tiempo llegaron al lugar efectivos de la brigada de explosivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Policía de la Ciudad, que buscaron si efectivamente había algún objeto. Tras el resultado negativo, la calma fue volviendo al lugar.

Según se informó, el llamado sucedió a las 11:49 de la mañana “La Policía de la Ciudad dio aviso y se activó el protocolo de seguridad de la Casa Rosada, donde está el presidente Alberto Fernández. Hubo momentos de confusión y nerviosismo”, narró Jésica Bossi en “Lanata sin Filtro”.

La periodista explicó que hubo un intenso operativo tanto en el perímetro como en el interior, en los despachos y en los pasillos del edificio ubicado en la calle Balcarce 50 de la Ciudad de Buenos Aires, pero no se encontró nada y a las 13:07 se dio por finalizado.

Por otra parte, quienes estaban dentro no fueron evacuados ya que la llamada “decía que iban a colocar una bomba, no que ya lo habían hecho”.

El caso quedó a cargo del juez Julián Ercolini, y ya se logró determinar que el llamado anónimo fue realizado desde la ciudad de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. “Esto se identifica, se inicia una causa judicial, se llega a los responsables y se los sanciona”, cerró Bossi.

Radio Mitre

Compartir