Lorena Romero llevaba una semana desaparecida. Su novio estuvo detenido, pero lo liberaron por falta de pruebas.

Lorena Romero salió de su casa en Resistencia el lunes 10 de junio. Iba a hacer un mandado, a pedido de su mamá. Desde entonces nadie volvió a verla. Tras una semana de búsqueda infructuosa, este martes se confirmó el hallazgo de su cuerpo mutilado en el río Paraná. El cadáver había sido visto por un grupo de pescadores el sábado y recuperado el domingo. Los datos de la autopsia permitieron confirmar la identidad de la víctima. Tenía 21 años.

El procedimiento para sacar los restos del agua se llevó a cabo a la altura de la localidad de santafesina de Romang. Está ubicada más de 250 kilómetros al sur de Resistencia.

La investigación es conducida por el fiscal Leandro Mai en Reconquista. Sin embargo, la identificación de la joven  implica que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) se declararía incompetente en las próximas horas y las actuaciones serían remitidas a las autoridades a cargo de la denuncia previa en la provincia de Chaco.

El caso que tomó estado público días atrás dio un giro macabro este fin de semana a partir del aviso que dieron un grupo de pescadores al divisar el cadáver. Del examen forense realizado en la morgue de Reconquista surgió que la víctima estaba desnuda, le faltaban ambas piernas y el brazo izquierdo.

A pesar del avanzado estado de descomposición en el que se encontraba, el cotejo de las huellas dactilares permitió confirmar la primera hipótesis que surgió en la región que comprende Chaco y Santa Fe. Además de constatar múltiples fracturas en el tórax, en su mano derecha con las uñas pintadas de rosa tenía un anillo.

«Se informa que luego de exhaustivo análisis de las impresiones remitidas por personal del Gabinete Científico de la Provincia de Santa Fe, las mismas se corresponden científicamente con las presentes en la ficha proporcionada a esta instancia por el Registro Nacional de las Personas (Renaper) a través de la Policía Federal Argentina. Resultado positivo», indica el texto difundido por la policía chaqueña al confirmar la identidad de Romero.

La autopsia, en principio, no habría arrojado la causa de la muerte, aunque se descartó que se haya producido por asfixia por inmersión, ya que todo indica que la joven fue arrojada al río ya muerta, añadieron fuentes del caso a la agencia Télam.

Fuentes de la policía de Resistencia confirmaron que el novio de la víctima fue detenido inicialmente en el marco de la investigación, pero lo liberaron 48 horas después. Sin embargo, las medidas posteriores siguen apuntando a Ezequiel Ramos y su entorno. El lunes la Justicia secuestró dos vehículos que serán peritados en busca de evidencia sobre la desaparición de su pareja. En la lista aparece un Chevrolet Prisma perteneciente a su tío y un Volkswagen de un amigo.

Lorena fue vista con vida por última vez el lunes 10 de junio. Minutos después de las 20 salió de su casa a hacer unos mandados a pedido de su mamá. Se fue caminando por la calle Fortín Pozo rumbo a un kiosco, pero jamás regresó.

La primera teoría del caso que trascendió señala que la joven fue a la casa de un amigo de su novio, quien también estuvo en el lugar en compañía de otras personas. Ahora los investigadores intentarán determinar si tuvieron alguna vinculación con la desaparición y el crimen de Lorena.

Compartir