Como resultado de una investigación iniciada en el año 2019, se secuestró varios gramos de marihuana, dinero, elementos para fumata y acondicionamiento, entre otros. El estupefaciente secuestrado equivale a 702 dosis de cigarrillos caseros (porros). 

En el marco de las políticas públicas de seguridad y lineamientos del Ministerio de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, integrantes de la Dirección General de Drogas Peligrosas de la Policía de Formosa iniciaron una investigación en el año 2019 a partir de denuncias por venta de estupefacientes al menudeo que conformaron un Expediente judicial.

El trabajo de investigación se realizó en torno a un hombre de la manzana “K” del barrio 7 de Mayo de esta ciudad, quien utilizaba de fachada una verdulería para realizar en forma paralela la actividad ilícita.

Tras varias semanas de trabajos de observación, pesquisas y vigilancia discreta, reunión de información que se documentó, estableciéndose efectivamente que en inmueble se realizaba actividad ilícita, se puso a consideración del Juez de Instrucción y Correccional contra el Narcocrimen, a cargo del juez subrogante Dr. Guillermo Caballero, quien otorgó la orden de allanamiento para la vivienda en cuestión.

Momentos antes del allanamiento se procedió a la demora del investigado en el barrio República Argentina. El mandamiento judicial se realizó el viernes último a las 12:25 horas, tarea a cargo del personal de Drogas Peligrosas con la colaboración del Destacamento de Desplazamiento Rápido (DDR), procediéndose al secuestro de varios gramos de marihuana, dinero, elementos de fumata y acondicionamiento de la sustancia, entre otras cosas vinculadas a la causa
.
Detenido y secuestro fueron trasladados a la dependencia, donde se notificó situación legal por Infracción a la Ley 23.737 quedando alojado a disposición de la justicia.

De esa manera se dio respuesta a la comunidad formoseña, destacándose la labor articulada entre la Policía y la justicia obteniendo como resultado procedimientos que el compromiso de la fuerza para evitar que la droga llegue a nuestros barrios provocando un perjuicio considerable en la vida de las personas.

Compartir