El hecho ocurrió en el departamento de Lavalle; la víctima fue hallada casi inconsciente y maniatada.

Una joven de 16 años que había desaparecido de su hogar el jueves de la semana pasada fue hallada al día siguiente tras un importante operativo de búsqueda en el departamento de Lavalle, Mendoza. El rastrillaje iniciado por las autoridades le salvó la vida. La mujer fue hallada por los policías en una casilla ubicada justo frente a su casa. Estaba maniatada y había sido abusada sexualmente. “Se evitó un femicidio”, dijeron los investigadores.

Según consigna el medio local El Solla víctima estuvo encerrada en una casilla rodante de una obra de construcción frente a su vivienda. Aún no estaba claro si la adolescente estuvo todo el tiempo allí o si la dejaron cuando los culpables se vieron acorralados por el operativo policial. Los efectivos notaron un leve movimiento en las cortinas y miraron a través de la ventanilla del rodado. Allí fue cuando detectaron a la joven buscada, casi inconsciente.

"La casilla del horror": el dramático rescate de la chica que raptaron y violaron en Lavalle.

La víctima tras ello contó que fue abusada y que le suministraron algún estupefaciente para mantenerla “dopada”. Los primeros peritajes confirmaron el delito, señalaron fuentes allegadas a la causa.

Por el hecho, fueron detenidos un sereno y un guardia de seguridad de una empresa privada, identificados como Tomás Irala Cardozo, de 37 años, y César Rubén Ricarte, de 51, quienes se encontraban trabajando en ese lugar durante la madrugada en la que la menor fue raptada.

El fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual Gustavo Stroppiana imputó al primero como autor del abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas y a su presunto cómplice por la misma calificación, pero en calidad de partícipe primario porque no se cree que no tuvo una intervención directa en la violación.

LA NACION

Compartir