Son para el pago de la tarjeta Alimentar y el bono del Potenciar Trabajo, dos programas que incrementaron sus fondos en más del 100% y que manejan dirigentes cercanos a Máximo Kirchner y al Movimiento Evita.

Después de un año cargado de piquetes y conflictividad en las calles, asegurar la paz social vuelve a ser el desafío del Gobierno, como en cada diciembre. Y en pos de ello, por tercera vez en los últimos cuatro meses, reforzó la partida de dos programas estratégicos del Ministerio de Desarrollo Social, que manejan piqueteros y la Cámpora.

En el último día de noviembre, se inyectaron $ 115.000 millones extra a toda la partida del ministerio que conduce Juan Zabaleta, de los cuales más de $ 100.000 millones fueron directo a las arcas de las dos áreas con más fondos dentro de la jurisdicción: Políticas Alimentarias y Potenciar Trabajo.

Como ha reseñado Clarín en notas anteriores, se trata de los programas centrales del ministerio, que nuclean el 90% de todo el presupuesto y que en lo que va del año han tenido aumentos en sus fondos por encima del 100%, cuando la inflación se prevé cierre en torno al 50% anual. Además, están a cargo de una dirigente de La Cámpora, como Laura Valeria Alonso, y de un referente piquetero como Emilio Pérsico, del Movimiento Evita.

La Cámpora, con más caja

A Políticas Alimentarias, que tiene a su cargo la entrega de Tarjetas Alimentar, se le destinaron en las últimas horas más de $ 43.000 millones que elevaron la partida a $ 246.490 millones, según consta en el sitio oficial Presupuesto Abierto. El crecimiento de transferencias en lo que va del año para el sector supera el 115%, ya que el presupuesto original preveía recursos por $ 114.250 millones para todo 2021, que ya se habían completado en julio

Según fuentes ejecutivas, el nuevo aumento de la partida alimentaria se debe al crecimiento de la cantidad de beneficiarios de la Tarjeta Alimentar, no de titulares de la misma. De acuerdo a la web de ANSeS, entre ellos se encuentran «personas que cobran la Asignación Universal por Hijo con hijos de hasta 14 años», «embarazadas a partir de los tres meses que cobren la Asignación por Embarazo para Protección Social», «Personas con hijos con discapacidad que cobren la AUH, sin límite de edad» y «Madres de 7 o más hijas/os que perciben pensiones no contributivas».

El programa está a cargo de la secretaria de Inclusión Social Laura Valeria Alonso, una ex diputada nacional del Frente de Todos, de 44 años, que responde internamente a Máximo Kirchner y Andrés Larroque y es dirigente desde la Cámpora desde su creación.

Fondos extra para piqueteros

El otro programa favorecido con recursos extra es el Potenciar Trabajo, que ha tenido un incremento de recursos por casi $ 60.000 millones, ya que pasó de contar con $ 166.066 millones a $ 225.915 millones en el final de noviembre.

El aumento se explica, cuentan fuentes oficiales, en el pago del bono de $ 8.000 a beneficiarios del programa y en la suba del Salario Mínimo Vital y Móvil, que impacta en el plan, que tiene como objetivo «contribuir a mejorar el empleo y generar nuevas propuestas productivas a través del desarrollo de proyectos socio-productivos, socio-comunitarios, socio-laborales y la terminalidad educativa», pero que, en los hechos, al menos hasta ahora, ha tenido poca efectividad en ese sentido.

A cargo del área está Emilio Pérsico, dirigente del Movimiento Evita y secretario de Economía Social. Como pasó con los fondos alimentarios, el aumento de los recursos que administra el referente piquetero trepó exponencialmente este año. De $ 111.897 millones iniciales, ahora maneja $ 225.915 millones, un 102% más de presupuesto anual.

La suba del gasto ministerial

El mapa presupuestario del Ministerio de Desarrollo Social cambió totalmente a partir de agosto, cuando asumió Juan Zabaleta el cargo que, a partir de su candidatura electoral para diputado, dejó vacante Daniel Arroyo.

Al 31 de julio, a Arroyo se le habían agotado los fondos de todo el año y el 10 de agosto, poco después de que el intendente de Hurlingham -en uso de licencia- lo sucediera, hubo una primera inyección de recursos, precisamente en la previa al inicio de la campaña para las PASO.

Ese día, se le agregaron más de $ 100.000 millones al presupuesto del ministerio, que había comenzado el año en $ 252.000 millones. Con el paso de los meses esa tendencia se fue incrementando al punto que cerrará 2021 con fondos totales por $ 531.000 millones, un 110% más de la previsión anual. De ese global, más de $ 471.000 millones corresponden a los programas citados previamente, el Potenciar Trabajo y Políticas Alimentarias.

Si bien a la fecha se devengaron $ 410.781 millones de todo el acumulado del presupuesto ministerial, el equivalente a $ 1.229 millones por día, se espera que ese número siga subiendo. Si se completan el 31 de diciembre los $ 531.000 millones de recursos estipulados, se habrán erogado desde el ministerio a razón de $ 1.454 millones cada 24 horas en concepto de asistencia social. Sólo la ANSeS, a cargo del pago de jubilaciones y asignaciones, cuenta con un presupuesto superior en comparación: más de $ 4 billones. Es otra caja que está a cargo de una dirigente de La Cámpora, María Fernanda Raverta.

Arroyo y el pedido de un «diciembre en paz»

El ex ministro de Desarrollo Social y ahora diputado nacional electo de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Arroyo, habló durante el miércoles acerca de la situación social de cara a diciembre y señaló que “todos tenemos que ayudar a tener un diciembre en paz. Hay mucha gente en los barrios colaborando y ayudando”.

Arroyo fue entrevistado por El Destape Radio, y sostuvo que “objetivamente hay más trabajo y actividad económica en los barrios, el tema es para cuánto alcanza la plata. También es un tema el endeudamiento de las familias”.

Por otra parte, Arroyo comparó la situación actual con la de 2001: “En Argentina hay más Estado y más programas sociales. En ese momento, el Estado cubría a 250.000 personas”. “La situación, si bien es crítica, no es la de ese momento. Está claro que hay cosas que no hemos resuelto. Hay pobreza y hay exclusión”, señaló.

Sobre la medida de entrega de bonos para fin de año, Arroyo señaló que “se están encarando medidas por el precio de los alimentos. El fin de año siempre es complejo. Hay mucha gente que la pasa mal y todos tenemos que ayudar. Entiendo que se van a aplicar nuevos programas y políticas de acompañamiento”.

Clarín

Compartir