En un trámite cargado de tensión, los legisladores oficialistas que integran la Comisión de Trámite Legislativo se apresta a ratificar 116 decretos de necesidad y urgencia (DNU) emitidos por el Poder Ejecutivo durante la pandemia. Los legisladores de Juntos por el Cambio se retiraron de la reunión tras rechazar los decretos y acusar al Frente de Todos de apurar la aprobación de las medidas antes de perder la mayoría en el Senado con el próximo recambio legislativo.

Así lo advirtieron los diputados y senadores opositores durante una conferencia de prensa previa a la reunión, encabezada por los jefes de los interbloques de Juntos por el Cambio del Senado, Luis Naidenoff, y de la Cámara de Diputados, Mario Negri.

«Rechazamos la pretensión del oficialismo de aprobar con un trámite exprés dos años de gobierno por DNU, apurados por el resultado electoral. Es un grave atropello institucional que demuestra el desprecio por el Congreso, la Constitución y por las reglas de la democracia», asestó Naidenoff.

Cuando empezó la reunión, encabezada por el presidente de la comisión bicameral Marcos Cleri, el diputado Pablo Tonelli se encargó de sentar la posición de su bloque. «No estamos de acuerdo con 116 decretos de manera conjunta en una sola reunión. Lo que la Constitución establece en el artículo 99 inciso 3 es que el tratamiento sea lo más inmediato posible. Aquí se pretende ratificar decretos de 2019, 2020 y 2021. Está claro que la Comisión Bicameral pretende dictaminar con los plazos larguísimamente vencidos», enfatizó.

Entre los decretos…algunos de larga data y de los más diversos temas, desde ampliaciones presupuestarias hasta medidas financieras, como amortización de las Letes, aumentos jubilatorios parciales y algunos recientes, como la suba del mínimo del impuesto a las Ganancias. El diputado Cleri, presidente de la comisión, dividió su tratamiento en seis módulos: medidas adoptadas durante el período de aislamiento preventivo y obligatorio; trabajo y producción; ampliación de derechos y beneficios sociales; transformaciones institucionales; economía y promulgación parcial de leyes.

El radical Gustavo Menna advirtió que, desde que asumió su mandato, el presidente Alberto Fernández emitió 171 DNU, a razón de 80 por año. Con el agravante de que muchas de esas medidas excepcionales apuntaron a restringir libertades ciudadanas durante la pandemia.

«El Gobierno persiste en su metodología de gobernar por decreto. Fernández batió el récord que ya tenía el expresidente Carlos Menem», comparó, y acusó al oficialismo de impulsar una «operación de blanqueo» antes de perder la mayoría en el Senado tras su derrota en las últimas elecciones.

Desde el oficialismo, la senadora Anabel Fernández Sagasti, defendió el dictado de los decretos y los justificó en la situación excepcional de la pandemia. «La oposición tiene memoria selectiva; en 2018 el gobierno de Mauricio Macri dictó un decreto, el 27/18, por el cual derogó 19 leyes y modificó otras 150 con la excusa de desburocratizar la administración. ¡Lo hicieron en un solo decreto! Y no había pandemia», retrucó.

En el mismo sentido se expresó el senador Mariano Recalde. «La presentación de la oposición es esquizofrénica. Los requisitos constitucionales están cumplidos. Quizá lo que les molesta es el contenido de algunos decretos. Como el que dispuso la doble indemnización para evitar despidos durante la pandemia. Claro que les puede molestar, si ya están en desacuerdo con la indemnización simple», sostuvo.

Previamente, en la conferencia de prensa, los opositores anticiparon que no iban a convalidar la jugada oficialista.

«La aprobación exprés, de más de cien decretos de necesidad y urgencia, sin debate parlamentario, es una pésima respuesta del Gobierno al mensaje de las urnas. Si creen que, pisoteando institucionalidad, llevándose por delante al Congreso, van a dar una señal de fortaleza política, se equivocan, porque con salidas autoritarias profundizarán la actual crisis económica y social», asestó el jefe del bloque de Pro, Cristian Ritondo.

En el mismo sentido se expresó el radical Negri. «En esa cantidad de DNU, están modificaciones de la ley de migraciones a la movilidad jubilatoria que hizo que los jubilados paguen el ajuste. Esto es de una gran gravedad institucional que indica que el Gobierno ha perdido las elecciones, por eso procura sacar antes del 10 de diciembre cuando perderá la mayoría en el Senado», advirtió.

La Nación

Compartir