Una suma del orden de los 660 millones de pesos es la que estará erogando este año el tesoro provincial para sostener dos de los subsidios eliminados por el estado nacional: El servicio de transporte urbano de la ciudad capital y la tarifa social eléctrica.
Es que a partir de la derogación desde el Estado Nacional para el presente año fiscal y por ende la baja nominal de las transferencias correspondientes a los subsidios al transporte urbano de pasajeros y la tarifa social eléctrica, por decisión política del gobernador Gildo Insfrán, comenzaron a ser financiados desde principios de 2019 por el Tesoro Provincial y que representan un desembolso anual de 660 millones de pesos.
En el caso del transporte de colectivos, están previstos unos 180 millones de pesos anuales y, respecto a la tarifa eléctrica que implica un desembolso mensual de $40 millones, es decir tomando ambos conceptos habrá llegando al valor antes señalado anualizándolo.
En el primer caso se trata del cumplimento de lo formalizado el pasado 24 de enero donde el primer mandatario provincial, el doctor Gildo Insfrán junto al intendente Jorge Jofré, rubricaron el convenio para la asistencia provincial de 15 millones de pesos mensuales con vigencia desde el 1° de enero de 2019. Este recurso, y así está especificado en el acuerdo, es a lo fines de su «integra aplicación destinada a subsidiar los costos de incidencia directa e indirecta en la determinación del boleto del transporte público urbano de pasajeros, que se establezca en el marco de la legislación comunal vigente».

Energía eléctrica

Por otra parte, también se viene cumpliendo con regularidad las transferencisa a Refsa Electricidad en el marco del «Programa subsidio provincial esfuerzo formoseño», con lo cual se protege con fondos provinciales a las familias que integran el padrón de la tarifa social nacional en diciembre de 2018, que son alrededor de 62 mil.
Esta decisión política del titular del PE se dio a partir de variables dispuestas nacionalmente con el servicio eléctrico que habrían impactado severamente en la economía de los usuarios, sobre todo los de menores recursos. Esto por un lado a partir del último aumento del 55% del costo mayorista de la energía para febrero, mayo y agosto de este año, con lo cual se alcanzará un incremento del 2.677% desde diciembre de 2015. Esto significa que el costo mayorista del MWH que REFSA compraba a $92, este año deberá pagarlo a $2.556.
Por otro lado, misma norma nacional que «dispuso este extraordinario aumento, también eliminó la Tarifa Social desde el 1º de enero de 2019, medida unilateral del gobierno nacional, sobre todo porque Formosa no firmó ninguna adenda a consenso fiscal ni ratificó convenio alguno sobre este tema. Tampoco recibió compensación ni transferencia de fondos destinada a paliar el daño que genera a los usuarios formoseños esta insensible medida», fue ratificado.

Compartir