En un procedimiento cotidiano los policías pretendieron identificar a un hombre que se encontraba en el interior de un automóvil, quien lejos de colaborar arrolló a uno de los funcionarios y se dio a la fuga.

 

Otros dos policías más lo siguieron en una motocicleta a quienes también pretendió embestirlos y a raíz de esas maniobras los funcionarios terminaron en un zanjón sufriendo lesiones de carácter graves.

 

Todo se dio alrededor de las 20.30 del sábado último, circunstancias en que efectivos de la Sección Motorizada Alacrán se encontraban recorriendo diversos sectores de la ciudad en el marco de un operativo de cuidado y protección, al llegar a la intersección de las calles Maipú y Fuerza Aérea Argentina notaron a un hombre en el interior de un automóvil marca Renault, modelo Clío, con los vidrios bajos, que observaba detenidamente vehículos estacionados en el sector y a las personas que pasaban por el lugar, actitud que llamó la atención de los efectivos y a fin de establecer el motivo de la presencia del hombre en dicho lugar decidieron identificarlo.

 

Los policías, de civil, se identificaron como tales y al momento de solicitarle las documentaciones personales, del vehículo y permiso de circulación, el sujeto aceleró el vehículo y con total desprecio por la vida arrolló a uno de los policías dejándolo tirado e inconsciente, situación aprovechada para darse a la fuga.

 

En esos instantes, otros dos efectivos de la misma Sección lo siguieron en una motocicleta, tomando el automovilista la calle Maipú en contra mano hasta la Antártida Argentina y de ahí por la Juan José Silva hacia la Avenida 8 de abril, siendo seguido de cerca por los policías en la moto, quienes en todo momento le solicitaban que detenga la marcha del vehículo y el hombre lejos de quedarse realizaba maniobras con el auto con intenciones de embestir a los policías.

 

Tal es así que en la intersección de Juan J. Silva con la 8 de Abril el conductor realizó una brusca maniobra logrando que los policías terminasen con la motocicleta dentro de un zanjón, sufriendo varias lesiones, en tanto que el automovilista continuó con su alocada carrera logrando fugarse del sitio.

 

En ambos lugares de los accidentes llegaron ambulancias del SIPEC, en el primero de ellos lograron reanimar al efectivo que había sido arrollado para luego trasladarlo al Hospital Central de esta ciudad para su atención más compleja, en tanto que en el segundo lugar los dos efectivos fueron también trasladados al hospital presentando fracturas en diferentes partes del cuerpo.

 

Horas después, personal de la subcomisaria del barrio Guadalupe halló el automóvil en cuestión que estaba estacionado frente a una vivienda ubicada por calle Pringles al 2500 del barrio Fontana, donde dialogaron con la propietaria de la finca, procediendo al secuestro del vehículo que fue llevado personalmente por la dueña hasta sede policial, en tanto que la persona involucrada es un pariente directo de la misma pero que, según la mujer, no se encontraba en esos momentos en la casa.

 

En sede policial se inició una causa judicial por los delitos de “Tentativa de Homicidio, Atentado y Resistencia contra la Autoridad, Lesiones Graves, Daño e Inf. Art. 205 del CPA, sustanciado con intervención del Juzgado de Instrucción y Correccional en turno, solicitándose la orden de allanamiento del domicilio del sospechoso y requisa del vehículo.

 

En este sentido pasadas las 13 del mediodía de este domingo, una comisión conformada por personal de la Unidad Regional Uno, Comando Radioeléctrico Policial, Subcomisaría del barrio Guadalupe, Sección Motorizada Alacrán y del Destacamento de Desplazamiento Rápido DDR, llevaron a cabo la requisa del domicilio sobre calle Pringles al 2500 del barrio Fontana de esta ciudad, como así también del rodado secuestrado, no hallándose al joven buscado ni elementos de interés en la causa, situación por la cual se continúa con la investigación a fin de lograr la detención del sospechoso.

Compartir