El relevamiento de precios del Instituto de Investigación Social, Económica y Política (ISEPCI) arrojó una inflación del 5,6% durante el mes de junio en Formosa. Según este índice, una familia de 4 integrantes necesito ingresos por $109.040 para no ser pobre, mientras que para no caer debajo de la línea de indigencia, la cifra trepó a los $48.700.

“Como lo veníamos sintiendo y como viene pasando mes a mes, hay una inflación muy importante que nos dejó números muy altos, un 5,67% de inflación en el mes de junio en comparación al mes anterior», informó Marcela Molina, referente del ISEPCI en Formosa, al Grupo de Medios TVO.

Mes a mes, el relevamiento se realiza sobre los precios de productos de almacén, carnicerías y fruterías y verdulerías de Formosa, Pirané y Clorinda que ayuda a estimar los costos de las canastas Básica y Total de alimentos.

«El resultado que nos dió a nosotros como instituto de investigación, nos dejó una Canasta Básica de Alimentos de $48.700 aproximadamente, lo que nos marca la línea de indigencia. En la Canasta Básica Total, que ya nos marca la línea de la pobreza, llegamos a los $109.040. Son números que van subiendo», agregó Molina al respecto.

Los resultados van en sintonía con la inflación en aumento mes a mes, situación que agrava la pobreza y la indigencia en la provincia. Además, por los efectos de la suba del dólar durante estos días, ya se vaticina un porcentaje similar e incluso mayor en la inflación de este mes.

Los productos que más aumentaron durante junio fueron los productos de almacén, un 8,76% a nivel general, como la polenta, la leche, galletitas, derivados de queso, café, arvejas, puré de tomates y aceite. «Verdulería siguió a lo que es almacén con un 3,15%, después en el rubro carnicería, se vio un 5,26% de aumento», detallaron en el informe.

Para finalizar, Molina señaló que «vemos mucha especulación e imposición de los grandes grupos monopólicos que son los que marcan los precios, lastimosamente el Estado Nacional y Provincial no toma acciones”.

“Nuestra experiencia nos lleva a ver que los negocios de barrio convienen más que los supermercados con respecto a precios y productos. Son los que están más conscientes de la realidad del vecino y son más considerados a la hora de remarcar precios porque muchos compran con remarcación y optan por dejarlos así o subirles muy poquito para su ganancia”, concluyó diciendo la misma.

Diario Expres

Compartir