Se trata de Misiones, Santa Fe, Jujuy, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos, Neuquén, Catamarca, Tucumán, Santa Cruz, Salta y la ciudad de Buenos Aires. Otras, como Mendoza, adhieren a la medida pero críticas al gobierno.

Tras el anuncio de medidas por parte del ministro de Economía y candidato a presidente de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, que incluyen, entre otras disposiciones, el pago de un bono de $ 60.000 a trabajadores estatales, doce provincias ya avisaron que no aplicarán la medida. Las provincias que no harán el pago son Misiones, Santa Fe, Jujuy, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos, Neuquén, Catamarca, Tucumán, Santa Cruz, Salta y la ciudad de Buenos Aires.

La mayoría de provincias con gobiernos oficialistas optaron por acompañar con la entrega de una suma fija, mientras que otros gobernadores rechazaron esa posibilidad y otros tanto, como el caso de Mendoza, harán el pago pero criticaron la medida. Algunas provincias acompañan las medidas económicas nacionales y otras se enfocan en las paritarias.

Massa presentó este fin de semana el Programa de Fortalecimiento de la Actividad Económica y del Ingreso que incluye sumas fijas no remunerativas a cuenta de futuros incrementos y créditos para trabajadores, mejoras para monotributistas, aumentos para jubilados, ayuda social, pre financiación de exportaciones y baja de retenciones para economías regionales, entre otras.

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, expresó su respaldo y dijo que su implementación en la provincia la consensuará “en diálogo con los gremios”.

“Nos parecen muy bien las medidas y las acompañamos. Son medidas que vienen en tiempos difíciles, en un contexto internacional de pandemia, guerra y sequía que está afectando a las finanzas nacionales”, dijo Jalil en diálogo con la prensa.

En tanto, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, destacó que estos anuncios “impactan directamente en el bolsillo de trabajadores, alientan el consumo y benefician a los productores”, aunque indicó que su provincia no otorgará ningún bono ni avanzará en medidas similares para los salarios.

El mandatario entrerriano consideró que “existe el sistema de paritarias” con el que los trabajadores “hoy están 15 o 16% por encima de la inflación”, luego del aumento del 5% acordado la semana pasada, y llamó a “seguir con paritarias abiertas”.

El Gobierno porteño informó que no pagará el bono de 60 mil pesos y señaló que mantiene una paritaria con los gremios de empleados estatales que “viene acompañando el ritmo de la inflación”.

Así lo indicaron a Télam fuentes de la administración porteña y destacaron que “en este contexto, la Ciudad no contempla implementar el bono anunciado por el Gobierno”.

El ministro de Hacienda de Jujuy y gobernador electo, Carlos Sadir, afirmó que no pagará un bono salarial especial a los trabajadores que dependen de la administración pública local y defendió los aumentos salariales otorgados hasta la fecha, aunque gremios de distintos sectores reclaman que se encuentran hace “dos meses sin convocatoria a paritarias” y avanzan con medidas de protesta exigiendo “recomposición salarial”.

Dos provincias oficialistas que tampoco se sumarán a la medida dispuesta por Massa son Tucumán y Santa Cruz. Desde la gobernación de Tucumán aclararon que no pagarán el bono porque está en medio de una negociación paritaria por tres meses en la que darán un aumento de inmediato. También aclararon que “no tienen previstos los recursos” para otorgar el bono.

Santa Cruz, que está en manos de la gobernadora Alicia Kirchner, ya otorgó un pago extraordinario el pasado 15 de julio para el personal activo como el pasivo de los tres poderes provinciales. Fue un “Bono Extraordinario” de $100.000 para quienes ganan un salario bruto inferior a 300 mil pesos, y de $60.000, para quienes superan ese ingreso. Por esta razón tampoco adhieren a la medida anunciada por el gobierno nacional.

En tanto, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, señaló que el pago de un bono le parece “muy interesante en la medida que tengamos posibilidades” y destacó que lo charlará “con los trabajadores y las trabajadoras” porque la paritaria bonaerense ha cerrado por arriba de la inflación y está previsto un aumento del 15% en septiembre.

El Gobierno de Río Negro abría este martes una nueva mesa de trabajo junto a los gremios estatales de la provincia, con el fin de continuar evaluando la situación salarial de los trabajadores rionegrinos y los gremios ATE, Unter y SiTraJur rechazaron el pago de los 60.000 pesos propuestos por el gobierno nacional, que serían descontados por el gobierno de Río Negro de futuros aumentos.

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, anunció ayer la entrega de una suma fija de 55 mil pesos y un incremento del 5% en el sueldo básico para los trabajadores públicos de esa provincia, para acompañar los recientes anuncios del Gobierno nacional.

Además, aclaró que el aumento “no incluye a funcionarios de rangos superiores, a secretarios, ministros, los cinco miembros del Tribunal de Cuentas y jueces del Tribunal Superior, ni a diputados, ni intendentes”.

Por su parte, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, anunció el lunes un aumento salarial de emergencia de $55 mil y un bono de $400 mil a pagar en cuatro cuotas, para todos los trabajadores públicos de la provincia, a partir de septiembre, y destacó el rol de un “Estado presente”.

Así lo informó el mandatario provincial tras una reunión de la Mesa de Diálogo y Trabajo, donde participaron gremialistas y autoridades provinciales de Santiago del Estero.

En tanto, el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Corrientes (Suteco) solicitó a las autoridades provinciales que adhieran al pago de la suma fija destinada a empleados públicos anunciada por el Gobierno nacional y reclamó una “cláusula gatillo” para que los sueldos del sector se actualicen automáticamente.

La petición de la entidad gremial fue realizada al gobernador Gustavo Valdés y a la ministra de Educación, Práxedes López, y busca “que el Ejecutivo Provincial adhiera al pago de suma fija para trabajadores del sector, como lo anunció el Estado Nacional”.

Mientras que intendentes mendocinos de Cambia Mendoza, la versión provincial de Juntos por el Cambio (JxC), criticaron las medidas anunciadas por el ministro de Economía pero confirmaron que pagarán la suma de 60 mil pesos para trabajadores públicos y privados dispuesta por el Gobierno nacional.

Sostuvieron en un comunicado que “los municipios harán frente al pago de la suma fija anunciada, según sus posibilidades”.

Compartir