El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo el viernes que está preparando nuevas políticas para detener cualquier plan ruso de invadir Ucrania después de que Washington y Kiev informaran que Moscú había concentrado tropas cerca de la frontera.

Las tensiones se han disparado en las últimas semanas después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtiera a Moscú contra una invasión.

Kiev dijo que Rusia ha desplegado alrededor de 115.000 soldados cerca de sus fronteras, en la Crimea anexada y en dos regiones del este controladas por rebeldes prorrusos. El Kremlin negó las acusaciones y responsabilizó a Estados Unidos por supuestamente avivar las tensiones.

“Lo que estoy haciendo es reunir lo que creo que será el conjunto de iniciativas más completo y significativo para que sea muy, muy difícil para (el líder ruso, Vladimir) Putin seguir adelante y hacer lo que a la gente le preocupa que pueda hacer”, dijo Biden a la prensa.

El Kremlin afirmó el viernes que la próxima semana Putin y Biden mantendrán un contacto telefónico.

Tanto el ministro ruso, Serguei Lavrov como Blinken se reunieron el jueves en Suecia, al margen de la reunión ministerial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, planificada desde hace tiempo y que contó también con la participación de Ucrania.

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos y de Rusia sostuvieron un encuentro lleno de advertencias y amenazas sobre Ucrania, pero también señalaron que buscan solucionar la crisis por la vía diplomática. “Estamos profundamente preocupados por los planes de Rusia de lanzar una nueva agresión contra Ucrania”, dijo Blinken ante su homólogo ruso.

El alto cargo estadounidense también advirtió el jueves que si Rusia sigue por la vía de la “confrontación” va a sufrir “graves consecuencias”, después de que el miércoles amenazara a Moscú con duras sanciones.

El asesor de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov, dijo a los periodistas que se había acordado una fecha, pero que no se anunciaría hasta que se establezcan los detalles finales de las conversaciones.

A pesar del aumento de los contactos entre los dos rivales desde que Putin y Biden se reunieron por primera vez en una cumbre en Ginebra en junio, las tensiones se han mantenido elevadas.

Además del conflicto de Ucrania, Rusia y Estados Unidos continúan discutiendo sobre ciberataques y la dotación de personal de sus embajadas, después de varias oleadas de expulsiones diplomáticas.

Putin criticó a Erdogan por desplegar drones en Ucrania

Putin criticó el viernes el uso por parte del ejército ucraniano de drones militares suministrados por Turquía, en una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

Según Putin, el uso por parte de las fuerzas de Kiev de drones armados turcos del tipo Bayraktar, que fueron utilizados contra los separatistas prorrusos en octubre, es una “provocación”.

El presidente ruso arremetió contra la “política destructiva” de Kiev destinada a “socavar los acuerdos de Minsk” firmados en 2015 y destinados a poner fin al conflicto en el este separatista de Ucrania, pero cuyo componente político nunca se ha aplicado.

Putin también subrayó la “necesidad de que Kiev abandone todo intento de actividades bélicas” en el este de Ucrania, según un comunicado del Kremlin. Las declaraciones se producen en un momento de máxima tensión entre Rusia y Ucrania, con acusaciones a Moscú de concentrar tropas en la frontera para preparar una posible ofensiva.

Infobae

Compartir