Jorge Dussling golpeó y ahorcó a la víctima después de que ella le pidiera el divorcio. Fue encontrado culpable del homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género.

Un hombre de Entre Ríos fue condenado este viernes a prisión perpetua por el femicidio de su ex esposa, a quien mató a golpes y asfixió en una casa de la ciudad de Villa Elisa. El ataque se produjo porque la mujer quiso separarse de él.

Jorge Dussling fue encontrado culpable de los cargos de «homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género» y de «tenencia de arma de fuego de uso civil sin autorización legal», informaron fuentes judiciales.

Dussling, de 64 años, atacó a golpes y ahorcó a su pareja, Solange Herrero, de 64, en un caso que salió a la luz el 24 de junio pasado.

El cuerpo de Herrero fue encontrado por su propia hija, de 34 años, quien vive a una cuadra de la casa de su madre y tuvo que llamar a un cerrajero para abrir la puerta de la vivienda porque la mujer no atendía el teléfono.

Según se pudo reconstruir durante el juicio abreviado que culminó este viernes, Dussling estuvo en la casa de Herrero el 23 de junio y mantuvo una discusión con la mujer porque «no aceptaba la separación por la que transitaban, decidida por su cónyuge, ni admitía la posibilidad de que ésta continuara con su vida de manera independiente, fuera de su control, alejada de él».

Tras asesinar a Herrero a la madrugada Dussling simplemente se fue de la casa y al día siguiente salió con su camión cargado de pollos a la ciudad de Luján, provincia de Buenos Aires.

Fue localizado por la policía en el puesto caminero de Zárate Brazo-Largo, sobre la ruta nacional 12.

La sentencia del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, integrado por los jueces María Evangelina Bruzzo, Rubén Chaia y Fabián López Moras, aún no está firme pero mientras tanto Dussling estará bajo prisión preventiva en la Unidad Penal número 4.

En la lectura del fallo estuvieron el agente fiscal de Colón, Juan Sebastián Blanc; el defensor particular, Mariano Miño, y Dussling.

M1

Compartir