Bajo la consigna “necesitamos trabajar ya, yo doy presente”, trabajadores gastronómicos protestaron desde sus lugares de trabajo para exigir la reactivación turística y la flexibilización del sector. El reclamo se desarrolló en el marco de una jornada nacional que buscó evidenciar las dificultades que atraviesa el sector a causa de la pandemia.
Desde el gremio UTGHRA estuvieron recorriendo locales para interiorizarse de la situación de cada comercio y apoyar la medida.

Hotel Plaza

Desde el icónico Hotel Plaza expresaron el difícil momento que atraviesan ante esta situación en la que no pueden trabajar y peligra la fuente de ingresos de 22 familias.
“Estamos haciendo un paro pasivo a nivel nacional, acompañamos a todos porque estamos en la misma situación, lo que queremos es que por lo menos se haga un turismo a nivel provincial. Acá somos 22 empleados y la situación está difícil, esto no da para más”, explicó una de las trabajadoras del lugar.
“Todos somos empleados del Hotel Plaza que está totalmente cerrado, los empleados pedimos volver a trabajar con un protocolo, la situación ya no da para más, está siendo muy difícil”, reconoció la mujer.
Otra empleada del lugar explicó que “somos muchos trabajadores tanto en la parte hotelera como gastronómica y es preocupante la situación de cada empleado. Llegar a fin de mes es muy difícil, la mayoría está con la ayuda del gobierno y lo que hace el aporte de la patronal pero no alcanza, hay muchos que tienen muchas cuentas, familias e hijos y están en situación extrema con todo esto”.
“Estaría bueno volver a trabajar con todo el protocolo y que sea al menos en la provincia, pero que nos permitan trabajar”, pidió.
Tano Marino

De la misma forma desde el Tano Marino, un restaurante de la zona céntrica con gran trayectoria en Formosa ya que funciona desde hace 38, se unieron a la manifestación y expresaron su descontento tras 6 meses sin poder trabajar.
En el local, para graficar la situación que atraviesan, incluso sacaron mesas a la vereda.
Carlos, uno de los gerentes del restaurante explicó que “todos estamos unidos para poder salir adelante, ver cómo podemos avanzar, si nos dan un poco de lugar para poder trabajar, estamos castigados con esta situación que estamos viviendo, acá tenemos 15 familias luchando poco a poco para poder hacer delivery, subsistir porque nos castiga mucho esto, con la pandemia estamos muy afectados”.
“Nosotros estamos trabajando con delivery, pero es muy poca la venta que se hace, con el 5% que hacemos no nos alcanza, estamos aguantando con la ayuda del gobierno que paga la mitad de los sueldos, pero esa no es la solución, queremos trabajar, tenemos 37 años de experiencia y necesitamos abrir, con lo que trabajamos ahora no alcanza, los empleados somos 15 y cada uno tiene familia, hijos, hay gente que tiene familiares internados y estamos bastante embromados con esta situación”.
Aseguró en ese sentido “que estamos en condiciones de recibir gente, si hay que hacer algo más lo hacemos con tal de trabajar, no tenemos problemas con eso”.
Contó además que “yo trabajo desde que se abrió el restaurante hace 38 años, es toda una trayectoria y por eso la estamos luchando. Si uno baja la persiana son 15 familias que quedan afuera, algunos ya somos abuelos, tenemos toda una familia detrás nuestro”.
Respecto a qué manifiestan los clientes, aseguró que “la gente que viene a buscar a veces la comida nos pregunta cuándo vamos a abrir, nos dicen que quieren venir a comer, atendemos gente grande, de hace mucho tiempo y como somos el más tradicional todo el mundo quiere venir porque la comida nuestra no es como otras”.
“Esta es peor que cualquier crisis porque directamente no te deja trabajar, en el 2001 se trabajaba normalmente, ahora no podemos ni eso, no nos dejan trabajar prácticamente y eso se complica”, finalizó.

 

El Comercial

Compartir