Un avión de pasajeros ruso se incendió hoy en el momento en que realizaba un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, del cual había despegado una media hora antes con destino a Mursmank, en el norte de Rusia. Al momento, ya son 41 los muertos, entre ellos, dos niños.

 

El avión siniestrado es una Sukhoi Superjet 100, de la aerolínea Aeroflot, que «envió una señal de urgencia poco después del despegue. Hizo un primer intento fallido de aterrizaje de emergencia y luego, en el segundo, golpeó el piso con el fuselaje», según dijo una fuente aeroportuaria citada por la agencia Interfax.

 

De acuerdo con la agencia Ria Novosti un problema eléctrico habría ocasionado un incendio en cuando el avión se encontraba en el aire. Sin embargo, uno de los pasajeros del avión accidentado aseguró a medios rusos que el incendio a bordo de la aeronave comenzó después de un segundo golpe de la nave contra la pista durante el aterrizaje.

 

Según informa Rusia Today, en la aeronave viajaban 79 personas, 73 pasajeros y seis tripulantes. Todos ellos fueron evacuados. La cantidad de muertos reportada por el Comité de Investigación de Rusia es de 41. Anteriormente, se habían registrado 13 muertos y siete heridos como consecuencia del incendio, que habría consumido la mitad de la aeronave.

 

El Superjet-100 fue el primer avión civil diseñado en Rusia tras el colapso de la Unión Soviética. Fuente de orgullo en el momento de su lanzamiento, desde entonces ha sido criticado y tuvo muy poca aceptación fuera del mercado ruso y varias empresas extranjeras han citado problemas de confiabilidad.

 

La Nación

Compartir